Esto empieza a tener buena pinta!

Tras seis años de duro trabajo, inquietudes, miedos, fracasos reiterados y pasta, mucha pasta gastada, me doy cuenta de lo zumbado que estoy, pero sobre todo de lo bonito que está empezando a quedar mi coche